Home / Reputación Online / Cómo cuidar tu reputación online y no morir en el intento

Cómo cuidar tu reputación online y no morir en el intento

como limpiar la reputación online

Internet se ha convertido en una de las fuentes de información de más fácil acceso. En plena era de la comunicación, casi todo el mundo tiene la capacidad de acceder a millones de foros, blogs y webs de opinión en la palma de su mano. Esto se traduce en un arma de doble filo en el caso de las empresas y profesionales de todos los sectores que ven (o desconocen) el número de halagos y críticas que reciben en internet. Ni que decir tiene que las redes sociales cobran una importancia muy notoria en el campo de la reputación online. En este artículo plantearé algunos principios que te ayudarán a mantener limpia tu imagen o la de tu empresa en la red.

Monitorizar es obligatorio

¿De qué nos sirve escribir en nuestro muro de Facebook lo buenos que somos si no sabemos qué es lo que se habla de nosotros? Estar al tanto de las conversaciones que surgen a nuestro alrededor es importantísimo. Se trata de lo que algunos llaman buzzing: todas aquellas publicaciones en las que se nos menciona, ya sea de manera positiva o negativa. Debemos estar al tanto del sentiment de las menciones sobre nosotros. Existen herramientas como BuzzBundle o Mention que facilitan la monitorización de menciones y nos permiten clasificarlas como positivas, negativas o neutras. La monitorización de la reputación online es solo el principio. De cara a la posible intervención, deberemos estar preparados y escuchar todo aquello que nos afecte de manera directa.

¿Qué hacemos si nos mencionan?

Supongamos que tenemos un restaurante mexicano y recibimos una mención en Twitter. Gracias a las herramientas de monitorización nos enteraremos de dicha reseña incluso si nos mencionan sin el famoso @ por delante de nuestro nombre. Si se trata de una mención positiva, tendremos la opción de marcar como favorito dicho tweet, retuitearlo o incluso responder. A mi entender, nunca está de más realizar una contestación agradeciendo el gesto. Basta con dar las gracias y completar el tuit con una frase del tipo “Ha sido un placer atenderos. Esperamos veros de vuelta muy pronto”. Por el contrario, si la crítica es negativa, deberemos tener en cuenta varios factores: si el usuario se queja de forma justificada, si podemos contentarle de alguna forma o si se trata de un troll.

No solo hablamos de reseñas

Por “cuidar la reputación online” no hablamos únicamente de que se hable bien sobre nuestra marca. El concepto de “reputación online” engloba aspectos como que la información que los usuarios encuentren, por ejemplo, al realizar una búsqueda en Google, sea relevante. En este sentido conviene llevar un control semanal de las posiciones que ocupan las fuentes bien posicionadas para la búsqueda por nuestro nombre, tanto positivas como negativas. Veremos como los resultados de búsqueda variarán de posición de manera natural.

Las temidas fuentes de reputación negativa

¿Hay fuentes de reputación negativa bien posicionadas para la búsqueda por tu nombre? Que no cunda el pánico: no está todo perdido y esta situación puede cambiarse con un poco de paciencia. Aquí es donde entra en juego el SEO porque es posible realizar ciertas acciones para dar prioridad a las fuentes que más nos interese posicionar y esconder nuestras vergüenzas. En la mayoría de los casos no tendremos acceso a la fuente en sí por lo que la optimización on page queda descartada. Lo que recomiendo es realizar linkbuilding a las fuentes positivas. Esto hará que Google crea que se trata de una fuente relevante pues está siendo enlazada por otras webs.

Las redes sociales cada vez tienen más peso en los resultados de búsqueda. Existen servicios que ofertan acciones sociales, que no es más que comprar “Me gusta”, retweets, etc, para hacer que el contenido de una página parezca más relevante frente al resto. Si tienes la suerte de posicionar artículos propios entre las primeras posiciones, te aconsejo añadir y modificar el contenido de vez en cuando. Esto hará que Google y compañía se fijen en dicha entrada puesto que los buscadores aman el contenido fresco. Por este mismo principio jamás deberás añadir contenido a una fuente negativa bien posicionada. Sigamos con el ejemplo del restaurante mexicano: supongamos que para la búsqueda de nuestro restaurante “La Cantina Del Vengadorsito” aparece bien posicionado un foro en el que varios usuarios ponen a parir al restaurante. En este caso, no merece la pena intervenir en la conversación. ¿La razón? Muy sencillo: alimentaremos la conversación haciendo que los usuarios arremetan contra nosotros y sigan quejándose. Esto hará que Google considere que la entrada sigue teniendo actividad y le dará prioridad de posicionamiento frente a otras entradas más estáticas.

Nuestra última bala

– Muy bien Vengador Digital, hasta aquí he cumplido todo lo que me has dicho pero la dichosa fuente negativa sigue ahí, ¡en primera página de resultados!

– ¿Seguro que no puedes multiplicar tus esfuerzos para cumplir lo que te he dicho hasta ahora? Bueno, te queda una última bala… ¿o debería decir una granada? Hay un pequeño truco que tiene su riesgo y puede salirte muy bien o regular. Si a estas alturas estás desesperado y no sabes qué más hacer, haz linkbuilding negativo: contrata un pack enorme de “enlaces basura”. Hay muchos foros de SEO en los que se ofertan packs de este tipo de enlaces. Básicamente se trata de enlaces spam que provienen de webs en ruso, chino, etc. Directamente son granjas de enlaces. Los buscadores tienen categorizadas estas granjas y tienden a penalizar aquellas fuentes a las que enlazan, acusándolas de contratación de enlaces.

Espero que este artículo te haya sido de ayuda. Si aun así tienes problemas para mantener limpia tu reputación online, te invito a contactar conmigo.

No olvides compartir este artículo en redes sociales.

About Alberto Tendero

Consultor SEO y ORM en SIDN.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Scroll To Top